• Lic. Matías Martín

Las etapas de la vida y sus desafios

Actualizado: 1 feb

La vida esta en constante desarrollo y es importante identificar los aspectos centrales de cada etapa, para poder evaluar en contexto cada situación vivida. La psicología del desarrollo (siguiendo los postulados del psicólogo Erick Erickson) se ocupa de esto e identifica desafíos de cada edad, los cuales pueden superarse para avanzar o generar un detenimiento que traerá dificultades en las edades subsiguientes, donde entre otras cosas se hace importante el ver cómo evolucionan los pares que atraviesan situaciones similares. Estos desafíos no son los únicos de cada una, sino los considerados principales.



Primeros años (0 a 6)


Muy influidas por la capacidad de los padres de guiar al niño, estas etapas marcan la capacidad para confiar en el otro, tener los primeros rasgos de autonomía en las acciones y poder actuar sin culpa en el mundo que se está descubriendo.


Edad escolar (6 a 12)


Se pone en juego la capacidad de hacer, el compararse con otros, y será importante cómo los logros y capacidades propias sean gestionadas por figuras como los maestros


Adolescencia (12 a 20)


La pregunta es ¿Quién soy?, comenzando a separarse de los padres y buscando su propia identidad, en una etapa llena de cambios e inseguridades


Juventud (20 a 40)


En esta etapa se juega principalmente la capacidad de generar relaciones (de pareja, amistad) donde haya verdadera intimidad, ante el peligro del aislamiento


Adultez (40 a 65)


El desafío de este periodo es sentirse valioso, generar, lo productivo, y no lograrlo lleva a estar estancado. Sentir que se aporta al mundo a la vez que se hace importante poder dar lugar a la educación de los hijos.


Tercera edad (65 en adelante)


Momento donde se evalúa lo realizado y el legado que se deja, a la vez que es fundamental encontrar nuevas actividades ante los cambios y pérdidas, y poder transmitir lo aprendido


En los primeros años se destaca lo relacionado a la confianza básica en el otro, a la inhibición o falta de ella, a la incipiente capacidad de realizar tareas (por ejemplo escolares) y sentir que se tiene una capacidad adecuada. Todas habilidades que serán fundamentales para enfrentar el mundo y cuya carencia traerá problemas a la hora de relacionarse, aprender y trabajar.


Estas últimas son las expectativas básicas para la edad adulta en adelante, que si bien aparecen diferenciadas en este esquema, se dan simultáneamente. Para el adulto joven las relaciones pueden tener más importancia, a partir de los 30 años se podría decir que los logros laborales y materiales se vuelven un pilar de la autoestima.


En la tercera edad todo lo logrado se pone en perspectiva, para marcar cómo se vivirá la etapa más desafiante de la vida: con resignación y retroceso o poniendo en práctica lo aprendido para valorar esos años donde lo más superficial que atormenta a la mente juvenil ya ha pedido su atractivo y poder transmitir todo lo logrado a las próximas generaciones.


Mas sobre este tema en este episodio de "El Portal, psicología de otra dimensión"


https://www.instagram.com/tv/CZNnzN5FGfD/?utm_medium=copy_link





3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo